La nueva moneda uruguaya que homenajea a los sobrevivientes de los Andes

El Banco Central de Uruguay emitirá una serie de monedas conmemorativas que recordarán el 50 aniversario del Milagro de los Andes, la increíble historia de supervivencia de 16 jóvenes que lograron salir con vida tras el accidente aéreo que sufrieron en la cordillera de los Andes en 1972.

Las monedas, que tendrán un valor nominal de 50 pesos uruguayos (unos 1,15 dólares), estarán acuñadas en plata y tendrán un diámetro de 37 milímetros. En el anverso, se mostrará el escudo nacional y la leyenda “República Oriental del Uruguay”. En el reverso, se verá la imagen de un avión estrellado en la nieve, rodeado por las siluetas de los 16 sobrevivientes y la inscripción “Milagro de los Andes – 50 años – 1972-2022”.

nueva moneda conmemorativa

Según el Banco Central, se emitirán 2.000 unidades de estas monedas, que se pondrán a la venta a partir de octubre de este año, coincidiendo con la fecha del accidente. El precio de cada moneda será de 2.500 pesos uruguayos (unos 57 dólares) y se podrá adquirir en las sucursales del banco o a través de su página web.


Una historia de fe, esperanza y coraje

El Milagro de los Andes es una de las historias de supervivencia más asombrosas y conmovedoras de la historia. El 12 de octubre de 1972, un avión de la Fuerza Aérea Uruguaya que transportaba a 45 personas, entre ellas 19 miembros del equipo de rugby Old Christians Club, despegó de Montevideo con destino a Santiago de Chile, donde iban a disputar un torneo.

Sin embargo, al día siguiente, mientras sobrevolaba la cordillera de los Andes, el avión se estrelló contra una montaña debido a una mala estimación de la posición y a las malas condiciones climáticas. El impacto causó la muerte de 12 personas y el desprendimiento de las alas y la cola del avión. El resto del fuselaje se deslizó por la ladera y se detuvo en un glaciar a más de 3.500 metros de altura.

Los 33 sobrevivientes tuvieron que enfrentarse a temperaturas extremas, falta de oxígeno, hambre, sed, heridas, enfermedades y avalanchas. Sin comunicación ni ayuda externa, tuvieron que recurrir a comer la carne de sus compañeros fallecidos para mantenerse con vida. Además, organizaron una “sociedad de la nieve” con normas y roles para mantener el orden y la esperanza.

Después de varios intentos fallidos de rescate y de escuchar por la radio que los habían dado por muertos, dos de los sobrevivientes, Nando Parrado y Roberto Canessa, decidieron emprender una travesía de 10 días por las montañas para buscar ayuda. El 20 de diciembre de 1972, se encontraron con un arriero chileno, Sergio Catalán, que les dio comida y avisó a las autoridades. Al día siguiente, Parrado fue rescatado en helicóptero y guió a los socorristas hasta el lugar donde se encontraban los otros 14 sobrevivientes. El 23 de diciembre, 72 días después del accidente, se completó el rescate de todos los que habían logrado sobrevivir al Milagro de los Andes.

La historia de estos jóvenes uruguayos ha sido contada en libros, documentales y películas, y ha inspirado a millones de personas en todo el mundo por su ejemplo de fe, esperanza y coraje. Ahora, con la emisión de estas monedas conmemorativas, se les rendirá un merecido homenaje a 50 años de su hazaña.


Un rescate que conmovió al mundo

El rescate de los 16 sobrevivientes del Milagro de los Andes fue una operación que movilizó a varios países y medios de comunicación. El 20 de diciembre de 1972, el arriero chileno Sergio Catalán alertó a las autoridades de que había visto a dos hombres que le habían pedido ayuda desde el otro lado del río. Se trataba de Nando Parrado y Roberto Canessa, que habían caminado durante 10 días por las montañas para buscar una salida.

Al día siguiente, un helicóptero de la Fuerza Aérea de Chile logró rescatar a Parrado, que les indicó el lugar donde se encontraban los otros 14 sobrevivientes. Sin embargo, debido al mal tiempo y a la falta de espacio, el helicóptero tuvo que regresar y dejar a Canessa junto con otros dos compañeros en el lugar. Esa noche, los tres hombres tuvieron que soportar una tormenta de nieve y el riesgo de una avalancha.

El 22 de diciembre, el helicóptero volvió a la zona y rescató a los otros 13 sobrevivientes, dejando a Canessa y a los dos compañeros para el día siguiente. Sin embargo, la noticia del rescate se difundió rápidamente y el mundo entero se enteró del Milagro de los Andes. Los medios de comunicación se agolparon en el aeropuerto de Santiago, donde los sobrevivientes fueron trasladados, y en el hospital, donde recibieron atención médica.

El 23 de diciembre, el helicóptero regresó por última vez y rescató a los tres sobrevivientes restantes, completando así la operación. Los 16 jóvenes uruguayos fueron recibidos con emoción y admiración por sus familias, amigos y compatriotas, que celebraron su regreso como un regalo anticipado de Navidad.


Un legado de vida y esperanza

El Milagro de los Andes no solo fue una historia de supervivencia, sino también de vida y esperanza. Los 16 sobrevivientes lograron superar el trauma y el estigma que les causó el haber tenido que recurrir al canibalismo para sobrevivir. Con el tiempo, contaron su experiencia en libros, documentales y películas, y se dedicaron a diversas actividades profesionales, sociales y humanitarias.

Entre ellos, se destacan Nando Parrado, que se convirtió en empresario, conferencista y escritor; Roberto Canessa, que se graduó como médico y se especializó en cardiología infantil; Gustavo Zerbino, que también se graduó como médico y se dedicó a la medicina deportiva; Eduardo Strauch, que se dedicó al arte y al diseño; y José Luis Inciarte, que se dedicó a la política y fue diputado por el Partido Nacional.

Los sobrevivientes también mantuvieron una estrecha amistad y se reunieron periódicamente para recordar y honrar a sus compañeros fallecidos. Además, fundaron la Fundación Viven, que tiene como objetivo ayudar a las personas que sufren situaciones límite y promover los valores de la solidaridad, el respeto y la fe.

El Milagro de los Andes es una de las historias más asombrosas y conmovedoras de la historia, que ha inspirado a millones de personas en todo el mundo por su ejemplo de fe, esperanza y coraje. Ahora, con la emisión de estas monedas conmemorativas, se les rendirá un merecido homenaje a 50 años de su hazaña.